SUCEDIÓ EN EL CHACO, UN BEBE QOM MURIÓ QUEMADO EN UNA INCUBADORA IMPROVISADA.

Miércoles, 16 de octubre de 2013


Sucedió en un hospital chaqueño, donde el pequeño había nacido completamente sano, pero falleció por las quemaduras que le causó una cuna adaptada con una estufa y lámparas fluorescentes. Un enfermero, quien estuvo detenido unas horas, confesó que sintió "olor a bicho quemado".

Un bebé qom nació en el hospital de Pampa del Indio, provincia de Chaco, completamente sano pero terminó muerto a causa de las quemaduras que le provocó una cuna adaptada como una incubadora improvisada montada en esa institución.

Así lo denunció Elizabet González, delegada del Chaco ante el Consejo Nacional de Mujeres Indígenas, quien encabezó este martes una manifestación en reclamo de justicia. Un enfermero fue el único detenido por este hecho pero sólo estuvo preso por algunas horas.

González comentó que si bien el bebé nació sano el pasado 3 de octubre, a la madre, una joven qom de 23 años, se le infectó la operación que le realizaron para facilitar el parto. Por este motivo ambos estuvieron internados por siete días. En ese lapso, el bebé comenzó a ponerse amarillo por lo que decidieron colocarlo en una incubadora muy precaria.

"Incubadora es una forma de decir", aclaró González, quien detalló que la misma era "una cuna, con seis lámparas fluorescentes, una frazada y una estufa". El llanto del niño era persistente hasta que el sábado por la madrugada murió. De acuerdo a la dirigente indígena, la primera autopsia reveló que el bebé murió quemado, literalmente. "Tenía el pechito quemado y el mismo enfermero, que estuvo detenido por algunas horas, dijo que sentía olor a quemado, a bicho quemado", contó.

"El viernes a la tarde vino el fiscal que entiende en la causa. Secuestró los elementos de precariedad que estaban usando que lo utilizaban como incubadora para la luminoterapia. Realmente también eso lo que nos ha hecho esto tan alarmante. No puede ser que en un hospital se esté realizando una tarea así", se quejó González.


En la mañana de este martes, realizaron una marcha por la localidad exigiendo justicia para que este caso no quede impune. "La hermana que perdió su bebé es una hermana primeriza y tiene sólo 23 años. En este momento está en un estado emocional de shock", afirmó.

Según destacó el diario Norte en su versión digital, el médico forense de la morgue judicial de General San Martín, diagnosticó que la muerte fue "producida por compromiso metabólico de órgano noble interno por acción del calor directo". El resultado fue puesto en conocimiento del fiscal actuante, quien dispuso que el cuerpo sea entregado a sus familiares con fines póstumos. Las actuaciones fueron caratuladas "supuesto homicidio". Finalmente, el fiscal dispuso la aprehensión de un enfermero que estaba de servicio esa noche en el área de maternidad, pero horas después quedó en libertad.

No hay comentarios: