DEFINEN ESTRATEGIA JUDICIAL PARA INVESTIGAR EL ATAQUE A LA CASA DEL GOBERNADOR BONFATTI.

Martes, 15 de octubre de 2013


Tras el atentado sufrido por el gobernador Antonio Bonfatti en su casa el viernes a la noche, la investigación judicial apunta a desentrañar el modus operandi del ataque y así tratar de concentrar una nómina de posibles sicarios que podrían haber sido contratados para disparar contra la vivienda del mandatario provincial. Aún no hay en el marco de la investigación policial una hipótesis firme sobre el hecho, sino que varias conviven en esta etapa preliminar.

A contramano de lo que se piensa, no hay tantas personas con la capacidad, inteligencia y logística para atacar la casa del gobernador, analizan desde la Justicia. "Es probable que sea gente que actuó en otros hechos", ensayaron las mismas fuentes. Ante este escenario, desde la Procuración General de la Corte Suprema se evalúa dictar una instrucción a los fiscales provinciales para que entrecrucen información de causas que se investigan en los tribunales de Rosario y Santa Fe, referidas a la narcocriminalidad y también a los crímenes en torno a las barrabravas de fútbol.

La estrategia trazada en el ámbito de la Procuración General apunta a que las causas que tienen como protagonistas centrales a grupos narcocriminales se relacionen y los juzgados compartan información que esté vinculada al tema. Ya se han ido tomando medidas en ese sentido, a partir de la saga de homicidios que se disparó tras el crimen de Claudio Pájaro Cantero, uno de los líderes de la banda de los Monos, el 26 de mayo pasado en la puerta de un boliche en Villa Gobernador Gálvez.
Estrategia
La Procuración General definió que cuatro fiscales se abocaran en forma exclusiva a estas investigaciones. Esa medida había sido un complemento de la instrucción que dictó el lunes 27 de mayo pasado un día después del crimen de Cantero y horas más tarde del homicidio de Diego Demarre cuando se ordenó la creación de una unidad de fiscales para investigar los asesinatos en torno a esta banda y la necesidad de que las distintas áreas de la justicia compartan información de inteligencia sobre el tema.

Estas instrucciones apuntaron a dos cuestiones: compartir información para que los fiscales tuvieran más elementos para moverse en el terreno, saber a qué se enfrentaban, y para eso era necesario que no esté tan compartimentada la información sobre delitos complejos. En segundo lugar, se apuntó a tener un equipo unificado para que las causas no se fragmentaran artificialmente.

En busca de pistas

Otra punta de la pesquisa a nivel judicial es que se ordenó que se revisen todas las cámaras de seguridad del sistema que maneja el municipio. Es para ver si se encuentra algún indicio o sospecha de motociclistas que podrían haber ejecutado el ataque contra la casa del gobernador.
Si se halla algún sospechoso esos registros se pueden peritar en el laboratorio de la Policía Federal, que cuenta con software de alta tecnología que puede lograr identificar voces y rostros.

Un detenido y varias hipótesis

Durante las últimas 48 horas la Policía y la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) realizaron una veintena de allanamientos en busca de los posibles autores. Ayer quedaron demoradas cinco personas, pero con el correr de las horas un solo sospechoso quedó detenido. Se trata del hermano de un sicario que podría haber tenido algún tipo de vinculación con el hecho. En su domicilio ubicado en la zona norte de la ciudad se incautaron una gran cantidad de armas. Una alta fuente policial señaló que se cotejarán las vainas halladas en la vivienda del mandatario provincial con las balas disparadas por las armas incautadas para determinar si el sospechoso está involucrado o no en el atentado.

La persona detenida es el hermano de E.S, conocido como "Ema Pimpi". Este hombre, ligado al tráfico de drogas, se movía en un BMW de color negro, que fue incautado por efectivos de la seccional 10º el 14 de setiembre pasado. Este vehículo quedó en poder de la Policía casi por una casualidad. Fue en el marco de un accidente de tránsito ocurrido en Cavia y Sorrento, cuando frente a los uniformados que arribaron al lugar pasó un BMW negro y sus ocupantes exhibieron un arma. A partir de este hecho los uniformados empezaron a seguir el automóvil que terminó abandonado en una cuneta.

El joven detenido -a quien le incautaron una pistola 9 milímetros y un cargador de una ametralladora FM K3- está sospechado de formar parte de la estructura de un narco tan famoso como misterioso, que no tiene antecedentes judiciales, pero que está en boca de funcionarios de los tribunales y uniformados.

No hay comentarios: